Contra el racismo y la islamofobia, pedimos la expulsión del Maccabi de la Euroliga de baloncesto

Contra el racismo y la islamofobia, pedimos la expulsión del Maccabi de la Euroliga de baloncesto

25 MARZO, 2015

El Maccabi Electra de Tel Aviv disputará el viernes 27 de marzo un partido de la Euroliga de baloncesto contra el Real Madrid en el Palacio de los Deportes de Madrid. Como pasara con el partido jugado contra el Barça Bàsquet el 12 de marzo en el Palau Blaugrana, se prevé que la visita del Maccabi venga acompañada de un aumento de represión ante cualquier intento de cuestionar la participación del equipo israelí en la competición europea y demostrar la solidaridad con el pueblo palestino.

Los motivos para rechazar la presencia del Maccabi sobran. El equipo es utilizado por el Estado israelí como un embajador deportivo internacional, destinado a lavar su imagen y normalizar el régimen de ocupación y apartheid al que somete al pueblo palestino. Las muestras de apoyo de jugadores y directiva al ejército israelí son continuas. Este verano, tras la masacre sobre Gaza que acabó con la vida de más de 2200 palestinas y palestinos, el Maccabi organizó un partido de recaudación de fondos con el Cleveland Cavaliers para Friends of the IDF (Amigos de las Fuerzas de Defensa Israelíes). En 2009, durante la Operación Plomo Fundido que acabó con 1419 muertes, tres jugadores visitaron a las tropas en la frontera con Gaza para “levantar los ánimos”, según declaró uno de ellos. Según la FIFA, “el 70% de las infraestructuras deportivas de Gaza quedaron destruidas” durante los 52 días de ataques de este verano. Además, los y las deportistas palestinas ven restringida de forma rutinaria y sistemática todas sus libertades fundamentales, incluso el derecho a la vida. Un caso especialmente doloroso fue el de Nadeem Nowarrah, un palestino de 17 años aficionado al baloncesto, que murió tras recibir cinco disparos cuando participaba en una manifestación en Ramallah.

El ejército israelí se jacta de sus buenas relaciones con el Maccabi / FDIonline

Tal y como se hizo con la lucha no violenta contra el apartheid sudafricano, el Boicot a Israel se utiliza en todos los frentes (económico, académico, cultural, institucional y deportivo) para forzar el fin del régimen de Apartheid que sufre el pueblo palestino desde 1948. Es un deber moral de toda organización y de toda persona sensible a la causa de los Derechos Humanos no permanecer impasible ante este genocidio, y el Boicot es una herramienta para combatirlo. Además, el movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra Israel, nacido de la sociedad civil palestina en 2005, hunde sus raíces en la lucha para erradicar el racismo en todas sus formas. Condenamos los discursos del odio, que alimentan a los movimientos populistas de extrema derecha –sin ir más lejos, el islamófobo Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida) aterrizó hace unos días en Catalunya impulsado por la ultraderecha de Plataforma per Catalunya–. La defensa de los derechos humanos tiene cabida en todos los espacios, incluidas las gradas.

Por ello, nos parecen especialmente preocupantes las medidas tomadas ante el partido del Maccabi en Barcelona puesto que, además de atentar contra la libertad de expresión, fomentan el racismo y la islamofobia. En la víspera del partido contra el Barça, las aficiones recibieron un comunicado informándoles de que sería detenida cualquier persona que: llevara banderas palestinas, llevara pancartas escritas en árabe, hiciera cánticos propalestinos o en contra del Maccabi o el Estado de Israel. La intención de estas medidas, lejos de justificaciones securitarias, no es otra que evitar cualquier muestra de solidaridad con el pueblo palestino durante el partido. La acción de grupos de aficionados y organizaciones sociales y políticas consiguió que se levantara la prohibición de llevar banderas palestinas y hacer cantos propalestinos, pero se mantuvo la prohibición de llevar pancartas escritas en árabe.

La desproporcionalidad de las medidas que se anunciaron adoptar en el Palau alcanza cotas inaceptables. Prohibir pancartas escritas en árabe lanza un peligroso mensaje que crea una falsa diferenciación entre lo “propio” y lo “ajeno”. ¿Acaso no hay personas catalanas áraboparlantes aficionadas al Barça Bàsquet? Criminalizar un idioma hablado por 300 millones de personas y que más de 1500 millones en todo el mundo tienen por lengua sagrada de la revelación coránica, fomenta, de forma intencionada o no, en el actual contexto de criminalización del islam en toda Europa, una islamofobia en expansión que se apoya en el desconocimiento de las diversas realidades culturales y en generalizaciones banales.

Ante estos hechos, desde el Movimiento BDS, y como se hizo en el 2011 y en el 2014, declaramos el Maccabi Tel Aviv equipo “no grato”, ya que es cómplice del encubrimiento de los crímenes contra la humanidad cometidos por Israel. Por lo tanto,queremos instar a la Euroliga a pedir la no participación de este equipo en esta ni en futuras ediciones de esta competición. Según Illan Pappe, historiador israelí exiliado en Gran Bretaña, “el enfoque de la cultura y la vida académica como entidades diferentes del ejército, el empleo y la destrucción es moralmente corrupta y lógicamente caduca”. Así mismo, nos mostraremos especialmente atentas y rechazaremos cualquier intento de limitar nuestra libertad de expresión, con medidas que incurren y fomentan el racismo y la islamofobia.

Firman:

Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP-BDS)*
BDS Madrid
Confederación General del Trabajo (CGT) – Secretaría de Relaciones Internacionales
Izquierda Unida (IU)
Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE)
Comisión Legal Sol
Anticapitalistas
Yesca Castilla
Red de Solidaridad Popular (RSP)
Grupo TunSol, editor de Palestina Digital
Asociación de Amig@s del Pueblo Palestino / Alcorcón
Palestina Toma La Calle
Fútbol Subverso
Asamblea Feminista Panteras
Asamblea de Vivienda de Latina
Colectivo Juana Doña Arganzuela
Distrito 14
Federación Estudiantil Libertaria (FEL)
Grupo de Acción Vecinal Libertaria (GAVL)
Casa Autogestionada del Barrio de Aluche (La Caba)
Asociación de Estudiantes Malayerba

* La Red Solidaria Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP) está formada por: Acsur Las Segovias, Asociación Al-Quds de Solidaridad con los Pueblos del Mundo Árabe, Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz (ASPA), Asociación de Amistad Palestina-Granada «Turab», Asociación Hispano Palestina Jerusalén, Asociación Propalestina del Campo de Gibraltar, Asociación Unadikum, BDS Alacant, BDS Catalunya, BDS Madrid, BDS País Valencià, Castelló per Palestina, Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI), Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, Comité de Solidaridad con los Pueblos – Interpueblos, Comunidad Palestina en Canarias, Comunitat Palestina de Catalunya, Coordinadora de apoyo a Palestina de La Rioja– CAP La Rioja, Fundación IEPALA, Fundación Mundubat, Gipuzkoako palestinaren aldeko plataforma, Grupo de Cooperación Universitaria Sevilla-Palestina, Anticapitalistas, Komite Internazionalistak, MEWANDO, Movimiento Solidaridad Internacional Catalunya (ISM), Mujeres en Zona de Conflicto (MCZ), Mujeres por la Paz – Acción Solidaria con Palestina de Canarias, Palestinarekin Elkartasuna, Pau Sempre, Paz Ahora, Paz con Dignidad, Plataforma de Solidaridad con Palestina de Sevilla, Plataforma Palestina Ibiza, Plataforma Solidaria con Palestina de Valladolid, Red de Jóvenes Palestinos, Red Judía Antisionista Internacional (IJAN), Sodepau, Sodepaz, Sodepaz Balamil, Taula per Palestina (Illes Balears), y Xarxa de Solidaritat amb Palestina de València.

http://boicotisrael.net/bds/racismo-islamofobia-maccabi-euroliga/

Comparte